Hablando sobre desigualdad con Esteban Moro

Joan Llop y Sefora Garcia

d&a blog

El pasado día 10 de abril tuvimos la oportunidad de conocer de cerca el proyecto The Atlas of Inequality, un proyecto desarrollado por el grupo de Human Dynamics del MIT Media Lab en colaboración con el Departamento de Matemáticas de la Universidad Carlos III de Madrid. Uno de los principales investigadores de este proyecto es Esteban Moro, docente asociado de la UC3M y profesor invitado en el MIT, quien nos habló sobre el objetivo del estudio, los datos utilizados y cómo han desarrollado el trabajo. Además, los asistentes a la presentación, que tuvo lugar en el Open Space BBVA, pudimos comprobar el potencial del trabajo desarrollado hasta el momento para futuros análisis sobre desigualdad.

El proyecto se centra en el estudio de la desigualdad y la segregación en el área metropolitana de Boston, Estados Unidos. Quizás lo más relevante de este estudio es que no se limita a examinar las variables socio-económicas de las zonas de una ciudad, sino que aporta un punto de vista innovador: poniendo el foco en analizar los lugares en los que los ciudadanos pasan el tiempo durante el día con dato geolocalizado y no, como se ha hecho tradicionalmente, en base al dato censal, mucho más estático.

Este enfoque demuestra que la desigualdad que experimentamos cada uno de nosotros no depende tanto de dónde vivimos, sino de dónde pasamos nuestro tiempo. Así, existen espacios y lugares dentro de una ciudad muy segregados frente a otros más equilibrados, y una modificación en nuestra rutina, como cambiar de lugar de trabajo, puede impactar de forma muy relevante en la desigualdad que percibimos. En definitiva, se trata de analizar la desigualdad experimentada por cada ciudadano, en lugar de dibujar grandes zonas de una ciudad, desiguales entre sí, que en muchos casos no reflejan adecuadamente la realidad que vive la población.

Para realizar este estudio, Esteban Moro y su equipo han trabajado con datos de geolocalización de teléfonos móviles de la plataforma de Cuebiq, que proporciona acceso a los datos de ubicación de sus usuarios, siempre que se utilicen para proyectos de investigación o iniciativas humanitarias, y presentándose de forma anonimizada. Estos datos de ubicación se vinculan con los datos de localización de los lugares registrados en la app de Foursquare, obteniendo así el tiempo que pasan los usuarios en cada uno de estos lugares, que pueden ser desde restaurantes o museos a parques, puentes o plazas. A su vez, los usuarios se dividen en cuatro grupos según el nivel de ingresos, de forma que, finalmente, podemos obtener el nivel de segregación de cada lugar teniendo en cuenta el tiempo que los usuarios pasan allí.

Algunas conclusiones obtenidas del estudio indican que, en general, el 75% de la desigualdad que experimentamos depende de lo que hacemos y de dónde pasamos nuestro tiempo, mientras que sólo una cuarta parte depende del lugar en el que vivimos. El proyecto también permite conocer mejor la tipología de lugares que tienen mayor segregación, frente a aquellos que, por la población que acude, son mucho más equilibrados. Estos últimos lugares se corresponden, por ejemplo, con los estadios durante eventos deportivos o los edificios públicos y culturales, como los museos. Además, esta información tan granular sobre la segregación tiene un gran potencial para ser utilizada por los organismos públicos, que pueden llevar a cabo actuaciones para paliar estas desigualdades.