Investigación y Desarrollo: Cómo se Presenta el Futuro para la UE

Marco Creatura, Joan Llop y Jairo Mejía

d&a blog

¿Cuáles son las tecnologías que perfilarán el futuro de la Unión Europea?¿Quiénes son los jugadores implicados en la creación de las innovaciones que están por llegar? Con el propósito de dar respuesta a estas preguntas hemos analizado las fuentes de datos abiertos de la Comisión Europea para entender cuáles son las prioridades estratégicas del futuro más allá del 2020. La fusión nuclear, el grafeno, la supercomputación, los coches autónomos, la movilidad sostenible, la atención sanitaria avanzada o la seguridad energética lideran la carrera hacia el futuro.

Como parte de nuestro esfuerzo de estar en contacto con la vanguardia de la innovación en la intersección entre finanzas y tecnología, hemos examinado 25 años de inversión europea en innovación desde el programa marco FP4 (iniciado en 1994) hasta el más reciente Horizonte 2020.

Al observar las mayores asignaciones de fondos del programa H2020 podemos apreciar que la fusión nuclear, el grafeno, la Inteligencia Artificial y la salud son las prioridades principales para la UE. Un avance en cualquiera de estos ámbitos tendrá un gran impacto en el sector de las finanzas y la analítica de datos.

Durante más de medio siglo la Unión Europea ha crecido hasta los 28 países miembro, unidos a través de acuerdos comerciales, programas de inversión y, también, estrategias de investigación y desarrollo. Sin embargo, no todos los jugadores implicados son iguales; existen diferencias según el tipo de organización predominante en cada país, los roles que desempeñan, la cantidad de fondos asignados o las temáticas abordadas.

Los datos muestran miles de proyectos que integran participantes transfronterizos con un aumento de participación de entidades privadas. Los establecimientos de educación superior también juegan un papel importante, siendo líderes en coordinación por número de proyectos desde 2007, especialmente si los medimos por fondos asignados.

El Reino Unido es uno de los países líderes tanto como coordinador como participante en proyectos de investigación. Alemania, Francia, España, Italia y los Países Bajos son también líderes en el campo de la investigación y la innovación en la Unión Europea, mientras otros estados no miembros, como Suiza o Israel, comparten una posición relevante como participantes.

La Unión Europea ha hecho una importante apuesta por las energías limpias, con la fusión nuclear y el transporte impulsado por hidrógeno como alternativas a una sociedad actual dependiente del carbono. En cuanto a la ingeniería de materiales, la UE se está moviendo para ser líder en el grafeno, revolucionario para la aeronáutica, la computación o la atención sanitaria. La biomedicina y la investigación médica también están siendo potenciadas con importantes inversiones en el programa marco H2020, en muchos casos a través de proyectos que ya recibieron financiación durante el programa anterior (FP7). Otros proyectos, como los relacionados con el sistema de posicionamiento global europeo -a punto de completarse con la puesta en órbita de nuevos satélites- también fueron una prioridad en programas anteriores.

El tipo de entidad más presente en los programas marco FP7 y Horizonte 2020 -que abarcan los proyectos de investigación desde el año 2007 hasta la actualidad-  son las empresas privadas (67,5%) seguidas de lejos por los institutos de investigación (10,3%), las instituciones públicas (6,8%) y las entidades de educación secundaria o superior (6,6%). Los países con mayor número de organizaciones participantes durante la última década son Alemania, Reino Unido y España, aunque los primeros puestos varían según el tipo de organización. Alemania y Francia destacan en número de entidades de educación secundaria y superior, mientras que España e Italia son primeros en instituciones públicas participantes.

Hay que tener en cuenta que nos referimos a entidades únicas, y por esta razón el número de empresas privadas está sobredimensionado respecto al número de participaciones en concreto: una misma institución pública, instituto de investigación o entidad educativa participa de media en muchos más proyectos que una empresa privada. De hecho, si nos fijamos en número de participaciones, las entidades de educación secundaria o superior son las que más veces colaboran (36,8%), seguidas por empresas privadas (30,6%) e institutos de investigación (23,7%).

Del mismo modo, en el programa marco Horizonte 2020, los institutos de investigación concentran grandes cantidades de fondos, aunque son menos en número de entidades. El Centre National de la Recherche Scientifique acapara más de 550 millones de euros, mientras que la empresa privada con mayor asignación, Siemens, no llega a los 50 millones de euros. Dentro de España destaca el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con 161 millones de euros de asignación, y la empresa privada Atos, S.A., con 45 millones de euros.

Por otro lado, las organizaciones participantes en los diferentes proyectos pueden desempeñar diferentes roles: los dos predominantes son el de coordinador y el de participante. Lo más habitual es la presencia de una entidad que coordina el proyecto mientras el resto -en algunos proyectos son muchas- se integran como participantes. Si echamos un vistazo a los datos acumulados de los últimos 25 años, Italia es el país con mayor porcentaje de colaboraciones con rol de participante, mientras que en el Reino Unido una de cada cuatro se llevan a cabo con el rol de coordinación. En datos absolutos, las entidades alemanas son las que más han participado, mientras que, aunque Italia supera a España en el total, nuestro país ha desempeñado más veces el papel de coordinación -por muy poca diferencia-.

Este análisis ha sido posible gracias al compromiso de transparencia de la Unión Europea. Desde BBVA Data & Analytics apoyamos las iniciativas de datos abiertos que facilitan la forma en la que analizamos y entendemos el mundo.