La Transformación de un Banco en una Empresa Digital

Beatriz Alonso

d&a blog

La semana pasada, The Economist, una de las publicaciones de referencia en el ámbito económico a nivel mundial, publicó un artículo sobre el Grupo BBVA, titulado: “BBVA, un banco español que se reinventa como empresa digital”.

A lo largo del texto, se describen las iniciativas que BBVA, como banco global, está llevando a cabo para convertirse en el banco del futuro, y las razones por las que quiere llegar a serlo. En este sentido, Francisco González, presidente de BBVA, destaca que, tarde o temprano, los gigantes de internet (Google, Amazon, Facebook) serán los principales competidores de BBVA, debido a que “el mundo digital no permite muchos competidores, en unos 20 años, los bancos del mundo podrían quedar reducidos de unos miles a unas decenas, porque se necesitará escala para sobrevivir. La desconfianza de la regulación podría frenar a los e-gigantes, pero no para siempre. Si no se está preparado para este momento y no eres igual de eficiente que ellos, entonces estás muerto”.

Desde BBVA Data & Analytics una de nuestras principales misiones es impulsar esta transformación hacia una empresa basada en datos, y empezamos a darnos cuenta de que lo que una vez fue una visión de futuro se ha convertido en realidad.

Cuando BBVA inició el camino hacia la digitalización, hace casi diez años, los datos se convirtieron en un activo de oro que muchos aspiraban a explotar, pero muy pocos sabían aprovechar. La interacción digital de BBVA con sus clientes a través de su presencia global, pero sobre todo de las aplicaciones multicanal, pone voz a las necesidades de los usuarios a los que damos servicio: supone una fuente de información rica y en actualización permanente que permite al Banco desarrollar productos y servicios adaptados a las necesidades específicas del cliente, aprovechando métodos y tecnologías de analítica avanzada.

La característica principal de todos los desarrollos que ha acometido la entidad recientemente es dotar al cliente de la capacidad de tomar mejores decisiones basadas en sus propios datos.

Un buen ejemplo es Commerce360, lanzado hace algo más de un año, cuyo objetivo principal es, poner en manos de las PYMES, analíticas que les ayudan a entender qué pasa entorno a su comercio y cómo son sus clientes. Analíticas antes solo accesible para las grandes empresas.

Y en esta misma línea, recientemente ha visto la luz Bconomy, una herramienta de diagnóstico sobre salud financiera basada en un análisis de los gastos fijos y variables, y los ahorros del cliente, que, además de todo ello, engloba otras herramientas que BBVA pone a disposición de sus clientes como “Mi Día a Día”, “Mi Presupuesto”, “Mis Metas” y una nueva funcionalidad de benchmarking personal denominada “Compárate”.

A partir de 2018 la nueva directiva europea PSD2 obligará a abrir los datos de aquellos clientes que así lo requieran y autoricen hacia terceras partes, con el objetivo de facilitar la interoperabilidad y la portabilidad. Esto desencadenará una competición entre bancos y también con agentes externos. Para BBVA, esto es más una oportunidad que una amenaza, como cita The Economist en su artículo.

La publicación también destaca los procesos que involucran estos desarrollos y la metodología agile que los sustentan, en palabras del propio Derek White, responsable global de Customer and Client Solutions, la idea es replicar la agilidad de las startups fintech, pero a gran escala.

“Cuando se concibe un proyecto, se forma un pequeño grupo para trabajar en ello durante tres días. Se crea un prototipo en seis semanas. El producto terminado debería estar en las manos de los clientes en nueve meses. El ciclo trimestral se inicia con una sesión de planificación para discutir largo y tendido las prioridades. Concluye con una demostración, al estilo de las startups”.

Si quieres leer el artículo completo en The Economist, puedes hacerlo a través de este enlace.